Gallery Tattoos Dragon Steel Art

LITTLE STEELS OF ART

Tatuajes actuales

 

Desde incluso tiempo antes de comenzar a tatuar percibí que el mundo del tatuaje padece los embistes del oleaje de ciertas modas que lo sacuden y lo inundan de formulas repetidas, una y otra vez, hasta la saciedad; capaces de ahogar la creatividad y la singularidad propia de este arte que nos identifica y señala como seres de universos internos, infinitamente complejos e intrínsecamente únicos. Como espectador del amanecer situado en una playa cualquiera, a medida que pasaba el rato y el sol se iba izando, se me hacia más claro que detrás de cada ola vendría otra, parecida aunque diferente, y que ésta no se frenaría por mucha resaca que el ocaso de su antecesora produjera. La fuerza del fenómeno era firme y constante por lo que comprendí que no siempre se puede luchar contra la naturaleza de las modas. Sólo de tanto en tanto, se puede salir victorioso de ese pulso y llevar al cliente a la firme tierra donde habita su personalidad...y lejos de sentir como derrotas las innumerables ocasiones en que nos arrastra la corriente pude ver que hay otras fórmulas para la victoria; que quizá sea igual de valido el hecho de zambullirse de cabeza y hurgar dentro de la masa de agua. Moldearla. Darle una nueva y si cabe, original forma. De modo que, dejando de ser esa ola que tantos surfean sobre la mismas tablas de la superficialidad, quienes no tengamos miedo al agua adaptemos su forma a la geografía de nuestras costas en un delicado contacto en que ambos elementos se acarician, se rozan...pero no chocan. En esta carpeta hay una colección de pequeñas, medianas y hasta grandes olas que con la ayuda de cada persona y bastante intuición, llegaron a rozar la arena de sus costas, no como ese volumen de agua que viene y se va; así, de repente. Sino como la arena húmeda que siempre estuvo allí. Aunando elementos. Formando parte de la tierra, del paisaje y del cuadro que lo refleja.